miércoles, 22 de septiembre de 2010

Me suena

Avatar me pareció una predecible tomadura de pelo preciosa. Teniendo en cuenta que lo mejor que ha hecho Cammeron desde Mentiras Arriesgadas ha sido matar a Leonardo DiCaprio, no me extraña que, después de un DVD con extras y ediciones hiperpollásticas, nos quiera ahora volver a llevar al cine a ver otra vez el truño atómico este, pero aún con más chicha. Afortunadamente sólo se va a proyectar en 3D, lo cual deja a mi problema de tener dos ojos dominantes exento de tener que pasar por el aro.

Pero traigo algo mucho más curioso sobre el re-lanzamiento de la peliculita de marras. Prestad atención a la música que han usado en el siguiente spot:



Pues bien, ahora os voy a reponer yo otro vídeo de Mass Effect 2, juego impresionante que salió a la venta las navidades pasadas. Si os aburre podéis ir directamente a 1:20.



Se conoce que ni para banda sonora tenían los pobrecicos. Si hay algún fantántrico empleado de Electronic Arts viendo esto (guiño, guiño, codazo, codazo) quizá quiera indagar un poco más y, con un poco de suerte, darles un meneíto a los impresentables estos de Avatar...

5 comentarios:

jordim dijo...

Ni siquiera la estética de avatar madura muy bien; me quedo mucho antes con Sin City o Amelie, o muchas otras conteamporaneas..

pseudosocióloga dijo...

¿Te has leido los títulos de créditos de ambas?¿los productores?¿guionistas, director, responsables de la banda sonora?Quizá coinciden y el guiño te lo están haciendo ellos a tí.
Avatar tiene una estética muy bonita y un argumento trilladísimo.

.undermind dijo...

Avatar es lo peor que he visto después de Lilo y Stich y los argumentos de las dos películas son iguales. Lo único que se salva son las chispitas esas que salen de la pantalla en el 3D.

Pero bueno originalidad no abunda en el mundo... mira a Milli Vanilli.

Saludos.

Anónimo dijo...

Y esto lo has descubierto tu solo? que de tiempo libre tienes.

Amanita Faloides dijo...

Anónimo: ¿y a qué dedicas tú el tiempo libre?

A mí no es que me sobre, pero también tengo mis manías y me parecen lo mejor que tengo. Una de ellas es leer a Somófrates, no me defrauda nunca, por cierto...