viernes, 16 de julio de 2010

Previously on LOST...

No me arrepiento, pero me queda la duda. Éramos la noche y el día. No fuimos amigos, ni enemigos, no fuimos nada. A penas nos conocimos, dos secos con hielo y demasiada gente. Muchos cigarrillos y otra mujer tirándome de los huevos. Pero hoy he visto a alguien que me ha recordado muchísimo a ella, y me he preguntado qué tal le irá.

Fue en octurbe de 2004 cuando me mandó esto a una cuenta de correo que hace años que no miraba. "Quizá tenga un picahielos bajo la almohada", pensé en su momento. Este no soy yo. Porque no me conoce, porque no me he dejado. Pero aún así lo he buscado porque quería recordarla.

Hace un tiempo hiciste una petición. En su momento no encontré las palabras y nunca te mandé el texto “hablemos de Somo”. Hoy después de leerte no podía dejar de pensar en ti, y porqué sí, porque hoy tiene más sentido decido aceptar tu reto.

Te dije un día que tienes mucha fuerza, que eres poderoso. Sólo tengo una manera de hacerlo, ni siquiera sé si existe otra, en cualquier caso mi versión de ti es por pura comparación con mi mundo, y de eso tampoco tengo mucho. Ese poder tuyo, es la valentía que no tengo, algo que admiro y que no se como demonios liberar en mí. Tal vez los golpes duros, tal vez las estrellas de ese sino tuyo, que renace en cada golpe más fuerte, como el fénix, que es para escorpión algo muy cercano. Te muestras descarado incluso cuando eres vil y malvado con tu lengua afilada, lo haces cuando eres débil y amas y en el desamor mucho más. Lo haces hasta con las imágenes inmensas y las cosas feas que cuelgas en tu blog, porque no eres políticamente correcto, porque eres libre para ser. Dejas que nos acerquemos a ti aunque crees (o dices) que desde hace tiempo rehuyes a los niños perdidos. Pero nos dejas verte muy adentro y yo no sé hacer eso, porque en el fondo me aterra, y no creo que sea por mis fantasmas, son los fantasmas que se dicen, son historias de viejos, que internet es malo y una se lo cree. Que en la vida hay que ser prudente y discreto, alguien debió grabármelo a fuego en las entrañas y eso me atrapa en un red que no quiero. Me equilibraron demasiado. Tú lo eres, pero de un modo muy distinto, te permites el lujo de ser muy bueno y muy “malo” y no perder el norte. Entrecomillo malo, porque soy cobarde, no quiero que me malinterpretes y además seguro que es más políticamente correcto... mis tristezas, mis maneras, no sé.

Tampoco sé si hablo de mí o de tí, pero ya te digo que para entender porqué me gustas hay que entender de que carezco.

Cuando decides ser bueno pero sobretodo cuando decides ser implacablemente gracioso, recurres a tu capacidad de ser malo para ser el mejor. Me río bajito por si me escuchas y decides usarme de blanco fácil, pero me río y me sonrío también, porque sé, que siempre me quedará esa estación de tren en la que nos conocimos, y tu frase: “un pedazo de mi (pero de la parte buena) se quedó en esa estación de tren, para que tu la pisotearas con garbo, morena”
… y ese pedacito, Alex, ya es mío para toda la vida.

Un beso.


Y esto vale más que mil libros y un millón de canciones. Desprecio a la gente estúpida, a la gente egoísta, a la gente cobarde. Y tú no eras ninguna de las tres. Así que guarda ése pedacito, morena. Que ya me quedan pocos, y hoy más que entonces te lo has vuelto a ganar. Estés donde estés.

Un beso feo (son los únicos que los monstruos malos sabemos dar).

10 comentarios:

pseudosocióloga dijo...

Esta te hubiera querido.
¿Escorpión?Aggggg.

Barbijaputa dijo...

Jo. Bonito. Gusta.

Somófrates dijo...

No, no me hubiera querido. Se habría quedado decepcionada si de verdad hubiese llegado a conocerme.

Barbijaputa, el simplismo sintáctico no te pega nada.
La ausencia de predicados transitivos también es una patada al idioma.
Pero me alegro.

.undermind dijo...

Tu dirás que ese no eres tu, pero algo me dice que si hay bastante de ti si te ha hecho reblandecer como el helado de chocolate que me he comido antes. Ñam.

Saludos.

Profesor Negativo Junior dijo...

Es muy bonito... como los teletubbies

B.B. dijo...

Ya no somos iguales.

Pilar dijo...

que mania con ir de duro-arturo; es un disfraz como otro cualquiera. De hecho ahora los que más se llevan son ese y el de peter-pan...

Somófrates dijo...

¿Yo voy de duro? ¿Voy disfrazado?
Me lo va a tener usted que explicar, porque creo que no lo entiendo.

Quiero decir, lo entiendo de un modo en el que sólo podría caber una reacción por mi parte, pero no estoy seguro de que sea eso lo que pretende.

Pilar dijo...

No, no pretendo reacciones (o si???).
Quiero decir que todos llevamos un disfraz de cara a los demás (no todo el día, pero si en ocasiones) y me da la sensación, (sólo sensación), de que Vd. es menos duro de lo que quiere aparentar y que como le horroriza todo el "rollo" dulce-amable, bla, bla pues lo tapa con el disfraz de duro-arturo...
sin ánimo de ofender eh?

Somófrates dijo...

Ni de duro ni de Jijona. Yo soy así sin excluír lo dulce-amable. Otra cosa es que tenga días más o menos payasos.