viernes, 13 de marzo de 2009

Guerreros del Ladrillo: GTA La Elipa

Mi trabajo tiene sus cosas. Unas buenas, otras malas.

Las buenas son que tengo trabajo y que me pagan por ello. Este segundo punto parece baladí, pero os sorprenderíais. Hace un par de semanas el COAM (Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid) anuncio el despido de un tercio de su plantilla. ¿La razón? Sus ingresos por visado de proyectos ha bajado un 30% en 2008. El visado es el sello que te ponen diciendo "esto que quiere construir este tío no se va a caer ni la gente que lo habite va a morir axfisiada ni cosas así". Lo cual es importante, sobre todo si te lo crees, pero además es obligatorio para que te dejen transformar un idílico habitat para yonkis (o descampado) en una casa donde las familias de hoy puedan criar a los yonkis de mañana... escuchese aqui The Circle of Life de El Rey Leon.

El caso es que un 30% de visados menos significa un 30% menos de obras. Además, me cuenta gente que sabe de esto que ha aumentado la gente que una vez consigue visado y permisos para su proyecto no puede hacer frente a los gastos de construirlo, luego vende parcela y proyecto como un paquete. El comprador no suele construir inmediatamente, solo aprovecha la ganga y espera a tiempos mejores. O lo revende a su vez. Así que pongamos que en 2008 se hayan iniciado un 55% de obras en la comunidad de Madrid. Una catástrofe. Una debacle... Casi la mitad de trabajadores de un sector a la puta calle. Pues eso, que tener trabajo es una cosa buena.
¿Y lo otro? Pues estaba yo el otro día hablando con un fontanero... un tío majo pero muy cansino. Sesenta años, con gafas y un negocio familiar de instalación de fontanería, currando desde los catorce años. No puede continuar la instalación porque no tiene para materiales. Lleva desde Agosto sin que nadie le pague un duro en ninguna obra, con los pagares rebotando. Nadie te paga por materiales que aun no ha visto instalados y el banco ha cerrado la linea de crédito para empresas de fontanería. No a el, a todos los fontaneros. Desde Agosto ha adelantado los materiales de su bolsillo, pero ya no puede mas. Tiene sus ahorros empotrados en pisos a medio hacer por todo Madrid. Mi trabajo consiste entre otras cosas en pedirle a el, y a otros, que trabajen otro poquito más en esas condiciones. Porque si no lo hacen el banco no nos da la siguiente fase del crédito y no les podremos pagar lo que ya han hecho. Solo que el banco ya no cumple sus compromisos y bien pudiera ser que ese poquito más que le pido meta a este tío aun más en el pozo, y hablamos del 50% que aun trabaja. Esa es una de las cosas malas, y explica por que el cobrar por mi trabajo sea una cosa buena y no simplemente algo automático.




El otro día me recorrí Madrid con el magdalenomovil que tiene mi empresa para estas cosas. Ah si, me he sacado el carné, y pretendo pasarme mas tiempo fuera de la oficina que dentro. El primer día me tiré casi cuatro horas rebotando por la ciudad. Balance:


-Un frenazo radical-que-te-cagas para no atropellar a una colegiala que decidió cruzar a lo bravo y no andar treinta metros mas hasta el semáforo.

-Un ceda el paso ignorado (en mi defensa, el otro coche estaba tapado por un cambio de rasante y para verle tuve que asomarme tanto que ya era menos peligroso simplemente pasar. La conductora fue comprensiva. Su marido no.

-Un cabalgamiento de bordillo de la mediana. Nota: si te imprimes la ruta en googlemaps, no la mires en marcha.

-Lo de ligar en los semáforos no es un mito. Pero hacerlo con una loca con rastas a la que has visto cruzar cuatro carriles de ida, vuelta e ida otra vez quizás sea tentar a la suerte.

-La completa y total convicción de que la calle Alcalá, mas allá de la M30, es una configuración de lamento que una vez resuelta traerá a los cenobitas a nuestro plano. O que sobra gente.


El caso es que, además de para mis funciones oficiales de capataz tiránico de subcontratas, cogí el coche para ir a pagar a los vigilantes (who watches the watchmen?). Los vigilantes se caracterizan por ir de punta en blanco, pertenecer todos a la misma etnia (que es a la que pertenece parte de mi familia, no os valláis a creer) y tener rumba como tono de espera en el móvil. Ah si, y por no haber pasado una noche en una obra en su puta vida.

Contratan a un africano (del norte o del sur, les da lo mismo), le pagan un tercio de lo que nos cobran a nosotros y le tienen durmiendo en un sótano a medio hacer. Con eso te tienes que dar por asegurado contra robos, y hasta hace poco era así. Nadie robaba en una obra protegida y todas las obras no protegidas sufrían robos. Pero eso era antes.

Algo se muere dentro de uno cuando el lumpen local se ve desplazado por los de fuera. ¿Os acordáis de esos porcentajes de obras que no se hacen ahora, de toda esa gente en paro que mencionaba al principio? Antes, si te robaban en una obra, arrancaban materiales en crudo. El beneficio económico era secundario respecto al daño provocado y al retraso que suponía para la obra. Se buscaba convencer de la idoneidad de los servicios de vigilancia ofertados. No era robo, era marketing. Ahora no. Ahora te desinstalan canalizaciones y maquinas. Rápida pero cuidadosamente desmontan calderas o cableados y desaparecen en la noche. Probablemente, seis meses antes estaban montando eso mismo en otras obras, así que maña les sobra.

¿Y el vigilante? Pues unas veces ni se despierta, tiritando en su sótano cubierto por lo que haya podido conseguir. Otras veces se asoma a echar un vistazo y sale por piernas, porque no le pagan para plantar cara a tres o cuatro fulanos con hambre y malas pulgas. No le van a pagar mas porque se deje partir la cara.

En una obra nos han robado dos veces en Febrero, así que vamos a descontarle un 5% de su pago al "vigilante". Cuando llego me encuentro con el caló mas grande que he visto en mi vida. Quiero decir, que yo no soy pequeño, pero que este tipo me sacaba media cabeza. Según aparco la magdalena anoto mentalmente sugerir a mi jefe un vehículo mas imponente para estos menesteres. No te digo una berlina de cristales tintados, pero al menos algo que no parezca diseñado por Playmobil. Le doy la mano y pongo mi voz de vender neveras a los esquimales:

"Oye mira, que me dicen que te hemos descontado XX por la puerta que rompieron el otro día cuando entraron"

"¿Como que descontado?" El tío se yergue y sus brazos pasan de estar cruzados a ponerse en jarras...

"Puesss si, mira, macho...es que a ti no te pagamos para vigilar, a ti te pagamos para que no roben en la obra" la tacita mención a la naturaleza de su negocio le descoloca un poco.

"No, oye, esto tendremos que hablarlo antes ¿no?"

"Pues si quieres lo hablamos, pero yo te doy el dinero que me han dado." Que se traduce por 'soy un puto recadero, no me mate por favor'. De mis palabras debió deducir que no llevaba mas para el encima, así que arranque mi magdalena y me largue antes de que contase el dinero. Lo mismo se la suda y le deduce ese pellizco al pobre moro que tiene contratado, pero la próxima vez quedo en un bar concurrido.

Eso si, debo de ser un enfermo, pero según me de el viento esto lo pongo entre las cosas buenas de mi curro.

5 comentarios:

Rebilated dijo...

Mejor que hayas posteado tú hoy, porque yo... ¡¡Hasta tengo curro!! yuhuuuuuuu.

Joder, el título del post es brutal :D

lokkie dijo...

Pues yo estoy tan harta del mio que empiezo a ver con buenos ojos irme a la calle en junio,y eso que aun no lo se.Antes o despues me arrepentire,pero bueno.

Si vas a conducir la magdalena por las Musas avisa...no quiero ser atropellada o cuasi atropellada mientras un tio malo se caga en mis muertos xD

Gato dijo...

Lokkie, te acompaño en el sentimiento... pero igual te pillo ventaja y me voy a la puta calle en mayo.

De palabra de verificación me ha salido "stinc"... ¡como el cantante!

Be dijo...

Dear Flatmate (aka Evil Man): OMG, you're such a gifted blogger! Me encanta el comienzo del post con BSO de Disney. Al grano, ¿me tocas los pies un rato mañana por la noche? ¿Esto es de lo bueno o de lo malo de vivir conmigo?

E. Martin dijo...

>Un frenazo radical-que-te-cagas para no atropellar a una colegiala que decidió cruzar a lo bravo

Pues muy mal hecho. La función natural del tráfico es limpiar el acervo genético de la especie de indivíduos no aptos para la supervivencia urbana.

>la misma etnia (que es a la que pertenece parte de mi familia

¡AJÁ! ¡Ahora entiendo lo del "precio de amigo", so fenicio!