miércoles, 28 de mayo de 2008

Loco por tus gomas

"Hello, my new daughter arrived today and she is just a love, she is great!! I love the packing :) what a beautiful pillow and her toys are so cute thanks so very much.”

(Hola, mi nueva hija ha llegado hoy y es un amor ¡¡es genial!! Me encanta el empaquetado :) que almohada tan bonita y sus juguetes son tan monos. Muchas gracias.)

Quien Habla así es Karen. Ignoro si Karen es su nombre real o si tan siquiera es una mujer. Tranquilizaos, no ha adoptado a una niña, no le han enviado a un bebe empaquetado por correo. Le han enviado algo como esto…





…que no, no es una niña. Es un Reborn Baby.








Connotaciones necrománticas aparte, se trata de bebes completamente artificiales, pero en los que se trata de alcanzar el mayor grado de verosimilitud. Originalmente se trataba de modificar artesanalmente muñecas convencionales, en plan Famosa, pero la capacidad de validación de Internet no tiene fin, y en unos pocos años se ha transformado en un fenómeno asentado. Las amas de casa que empezaron repintando juguetes viejos han pasado a aprender a trabajar el látex para darle consistencia humana. Se precian de usar el mejor pelo humano para adornar las cabezas de sus creaciones e invierten días de trabajo pintándoles la piel, venas e imperfecciones incluidas. Usan armazones capaces de adoptar posturas naturales, y a la vez de replicar el peso y comportamiento de un verdadero cuerpo de bebé al cogerlo en brazos. Por un módico precio, incluyen un dispositivo que simula el latido humano y otro que permite que mantenga una temperatura realista.




Todo esto no deja de ser un Hobby. Un tanto cursi, quizás, pero no exento de afán de superación. No es diferente, en esencia, de quien monta modelos de barcos, pinta miniaturas militares o construye catedrales con palillos. El que se aburre es porque quiere. Pero ¿Qué pasa con los muñecos terminados? Que los adoptan.

No los compran, no los coleccionan. Los adoptan. Volvamos a Karen. No lo llamo muñeco, obra de arte o pieza. Lo llamo su “nueva hija”. Y ahí es donde abandonamos el terreno Bricomania para entrar de lleno en el de la madre de Norman Bates. Porque a estos “bebes” se los adopta. Y a los clientes se les llama “madres”. Y las Madres quieren mucho a su bebe, lo visten con lo mejor, le cambian el pañal, lo acunan y miman, e incluso le dedican una habitación entera en casa. Y pasan horas leyendo en la mecedora mientras velan el “sueño” de su trozo de plástico.







Otra afición, otro hobby. Otra cosa que hacer para no aburrirse… ¿?

A estas alturas, entre los que estáis leyendo esto habrá una división entre los que lo encuentran perturbador y los que lo encuentran adorable. Muchos habrán sabido ver que la psique de estas personas, de estas madres adoptivas, oscilara entre lo meramente excéntrico y lo directamente lunático. Otros lo encontraran tierno. Y seguro que mas de uno estará molesto por mi manera de hablar del asunto ¿Quién coño me creo?

Demos un salto a otro rincón pegajoso de la red.




Esto es una Real Doll (no confundir con la Dollificación)

Cabe pensar que los Reborn Babies se llaman así porque el otro nombre ya estaba cogido. Sus técnicas de creación son, esencialmente, las mismas que las de los bebes, solo que además se busca un realismo anatómico orientado… bueno, orientado a lo practico. Sus dueños son, mayoritariamente, hombres. Mayoritariamente, hombres solos. Seguramente habías oído hablar de ellas antes, porque el factor morbo siempre ha atraído a las cámaras. Hay una película que trata este fenómeno, Lars and the Real Girl, que no se si en España pasó de estrenarse en festivales, pero creo que incluso he visto como hablaban del tema en los telediarios (cuando aun veía Antena3).



Sus dueños eluden la luz pública mucho más que las “madres adoptivas”. Seguro que nadie piensa que son monos. O tiernos.



Este es Gordon Griggs. Esta es su página, en la que explica con detalle lo que le ha llevado a compartir su vida con Ginger Brooke y Kelly Sue, dos muñecas que le costaron nueve meses de ahorros cada una. Es la clase gente que uno desea de vecino. Gordon es justo lo que la mayoría de la gente imagina cuando piensa “¿Quien se compra estas cosas?”.

Seguro que la palabra “siniestro” os ha cruzado la mente. Enfermizo. Objetifica a la mujer, la degrada, la pone al servicio de las necesidades del hombre. Mi universo de muestreo femenino consultado afirma que “comprar una muñeca así es patético, pero usarla para ver a tele junto a ella los Domingos es peor aun.”

Os presento a Davecat. Es periodista, de 32 años, es negro y de Detroit pero habla con acento británico. Le fascina todo lo británico y lo japonés y se define como goth. Por eso su novia Sidore es perfecta para el. Japonesa-británica, amante de Sylvia Plath y My Bloody Valentine, Davecat y ella pasan el mayor tiempo posible juntos. Davecat ve la tele con su muñeca. Su ansiedad social le paraliza, le cuesta mucho conocer gente nueva y se sabe raro. Es culto, articulado e inquisitivo, y ha llegado a la conclusión de que no le merece la pena tanto sufrimiento cuando Sidore es todo lo que necesita. “No todo el mundo es extrovertido” dice, “pero los extrovertidos parecen ofenderse cuando alguien se niega a unirse a la fiesta. Estoy harto de que traten de sacarme a rastras por mi propio bien”. Su blog, entre otras cosas, explora las relaciones entre personas y objetos inanimados, tanto en la realidad como en obras de ficción. Ahí encontré este interesante vinculo sobre Amber&Amber.

“Pero…se la folla ¿no?” me dirá alguno.

Pues si.

Y las “madres” acunan a sus “bebes”.

El fabricante de las Real Doll, Matt McCullen, habla de cómo ha modificado sus diseños para algunos clientes, como un hemipléjico que solo quería algo que abrazar cuando duerme, solo. O de la carta de agradecimiento de un cliente desfigurado por el fuego, que dice que su muñeca le ha devuelto parte de algo que creía no poder recuperar. En Japón, donde el sexo se entiende de otra manera (no mejor, solo diferente), hay padres que regalan muñecas a sus hijos para que en época de examen no se distraigan pensando en salir a ligar.

¿Es el sexo una necesidad menos relevante que la maternidad? Culturalmente pareciera que si. Las “madres” son, desde luego, mucho mas abiertas acerca de su “afición” que los poseedores de muñecas. Lo peor que nos suscitan las madres es pena, y mucha gente asume que existe alguna justificación: esterilidad, síndrome del nido vacío, la perdida de un hijo… Lo otro es solo masturbación. El instinto maternal ha sido elevado, literalmente, a los altares, así que dirigirlo a un objeto inanimado es solo triste. Lo otro es repugnante. ¿No?
¿No?

Opiniones, por favor…

20 comentarios:

E. Martin dijo...

¿Tu crees q si pago lo suficiente me haran un Reborn Baby d esos con una grabación que diga "Encieeeenda el reactoooor... Quaiiiid..."?

Somófrates dijo...

Nadie hay quien defienda más a ultranza que yo el pajote con todas sus letras (y accesorios, si se tercian).

Pero desarrollar sentimientos por algo que no es real... es un pelín creepy.

Gato dijo...

"Me voy que se me quema la casa con la muñeca dentro. Como se me deforme me suicido. No puedo estar toda la vida cuidando de una discapacitada..."

Jo, Hombre Malo. Es que cada vez nos queremos menos porque no queremos cambiar ni un ápice nuestra maravillosísima personalidad para negociar con alguien, cada vez follamos menos porque nos da pereza... pues al final pasan cosas como estas. Si, cada vez más enfermos.

Rebilated dijo...

¿¿Que follar da pereza??

Ostias, ¿por que no llego a entender esa frase?.

Bueno, ahora en serio, os voy a dar un consejo tanto para los tios como para las tias que esten pensando lo de las real dolls...

Cuando cierran las discotecas siempre hay alguien lo suficientemente borracho, bwhahahahaha (a ver, vengo de cenar con el hombre malo, que le vamos a hacer).

Buen post, por cierto.

P.D.: Hombre Malo... te lo dije, no me ha dao grima.

P.D.2: Me cago en la puta, me aparece todo el tema de la verificacion visual (lo de la palabrita) pero me da un error y no me aparece la palabra, me sale la imagen como si no se pudiese cargar... vaya mierda¡¡¡ ... ah, ahora.

Luis dijo...

Mi única regla moral es no hacer a los demás lo que no quieres que te hagan a ti. Si uno pasa su vida tranquilo con una muñequita, pues que bien. Pero me temo que el daño se lo hace a si mismo. O no? o no?

Mira en esto coincido contigo, o no?

Personalmente, prefiero a la clásica cabra!

The Inner Girl dijo...

Ufff... Encuentro todo esto un poco disgusting. Y escalofriante, por qué no decirlo...

Anónimo dijo...

Esto viene en la ficha de Lars & the real girl en el imdb, para que sonríais...
The "Real Doll" was featured on "The Graham Norton Effect" (2004). The doll was given to the show and was stated as costing $6,000. She arrived in the same kind of crate that is shown in the movie. To test how real the doll looked they sat her in a bar with drink in hand, sunglasses and a speaker placed on her so they could talk to whomever came up to talk to the doll. One man was told to go into the bathroom, take off his pants and wait for her. He did.

Anónimo dijo...

Querido hombre Malo: creo que este post es un magnifico punto de partida para iluminarnos con tu inmensa sabiduria sobre las parafilias centradas en objetos...

Sheena dijo...

Los extremos nunca fueron buenos. Tanta grima da una cosa como la otra, sobre todo por las carencias emocionales que deben de sufrir los que gustan de esos "hobbys".

besukis!!

Eva Luna dijo...

A mi me parece, como diría la gran Tamara...patético. Lo de follarse a una muñeca no tanto, allá cada uno con sus vicios, pero desarrollar sentimientos y "compartir" la vida, sea una muñeca o un engendro similar a un bebé, me da muuuucha grimita.
Mogollón. Y creo que es un trastorno, ambos, lo que no tengo claro es cual es peor...

E. Martin dijo...

Cómo cambian los tiempos. Hace diez años cuando se daba esta noticia se mencionaba Tamaño Natural de Berlanga. Ahora la cosa esa de los suecos locos.

Somófrates dijo...

Hombre, lo bueno de desarrollar sentimientos por un trozo de látex es su limitada capacidad para hacer de tu vida un infierno, cosa que una novia hará, por definición, cada cierto tiempo por mero deporte (vale, también las hay que en vez de un infierno sólo llegan a un hornillo de camping-gas, pero ya me entendéis).

Cattz dijo...

Pues voy a romper la primera lanza a favor, leñe. Prefiero tener tipos raritos que quieren tener sexo con muñecas cañón que tipos raritos desesperados porque no consiguen relacionarse normalmente con mujeres (y francamente, al precio que está el alcohol te sale riñón y medio el polvo de emborracharlas). O que coño, incluso para que mi novio me dejara en paz si yo no tengo ganas, me da lo mismo que se masturbe con la mano pensando en la Jolie que que lo haga con una vagina en lata o lo que quiera. Aunque las muñecas esas ocupan mucho :/
Es como lo de los videojuegos violentos, si te dedicas a matar gente en tu casa con la Xbox y así sacas los instintos más bajos, mejor que que lo hagas en la calle. ¿O soy la única a la que a veces le dan ganas de matar a algunas personas?

Rebilated dijo...

Prefiero tener tipos raritos que quieren tener sexo con muñecas cañón que tipos raritos desesperados porque no consiguen relacionarse normalmente con mujeres

No creas, cattz, los primeros son tremendamente parececidos a los segundos... nu se nu se, si necesitas una muñeca no te relacionarás de forma muy normal con las mujeres.

¿O soy la única a la que a veces le dan ganas de matar a algunas personas?

No, no eres la única :D

Clementine dijo...

Lo de los bebés es lo más bizarro que he visto en años... ascazo.

codigoerror505 dijo...

San la sensacion de que son cadáveres. Que mal rollito dan.

Fran Nazi dijo...

Codigoerror505 ha dado en el clavo.

En principio, lo del asunto de las muñecas no pasa de una forma muy refinada de masturbación, y el que personas introvertidas desarrollen vínculos afectivos con ellas me parece natural, por la misma razón que Mr. Tom Hanks se hizo al señor wilson con un coco, al que no se zumbaba unicamente porque no podia.

El problema son las limitaciones técnicas. Mientras no dispongan de conversación y movimiento, se parece más a la necrofilia que a otra cosa.

Donde esté una buena geisha...

Céfiro dijo...

-Masturbarse es bueno, pero follando se conoce gente-

Si voy a visitar a algún amigo y le interrumpo la fiesta con una de esas muñecas quizá me ria un poco de él, o puede que le presente a alguna ninfómana autómata a ver si pude ayudarle.

Pero si decide cambiarle los pañales a un engendro bebé de látex sólo podría mencionarle una palabra: Psiquiatra.

Saludos onanistas para todos.

Be dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Be dijo...

Hum. Si la otra opción que tienen estos tíos es buscarse una novia en coma tipo "Hable con Ella", pues arriba las muñecas.

Ahora, espero que dediquen interés, tiempo y energía al momento limpieza.