martes, 18 de marzo de 2008

Mi papá me mima

EL AMOR. El amor es una energía, se han hecho estudios proyectando pensamientos amorosos sobre semillas y se ha comprobado que germinaban antes que otras sobre las que se habían proyectado sentimientos negativos (pobres semillas ¡Qué habrán hecho para merecer eso!). También se ha comprobado en plantitas que eran amorosamente cuidadas y que florecían agradecidas. Pues bien si estos efectos se han comprobado con remedos de amor, con meras sombras de amor proyectadas en una caverna imaginen la intensidad del amor verdadero.

Se ha escrito mucho del amor maternal, ya sabemos que madre no hay más que una, nos lo recuerdan desde los tatuados brazos de los legionarios a las megacampañas de publicidad de los grandes almacenes (“No te vaaaaaaayas mamaaaaaá… no te vaaaaaaayas de aquí…”)

Pero hoy les voy a hablar del amor de padre. A los padres, quizá por su masculina condición quizá por nuestra condición jodíocrist… perdón, judeocristiana siempre se les asigna un papel secundario en lo amoroso respecto a los hijos. Mientras en la madre prima el amor en el padre se enfatiza el modelo de juez, rector, profesor en detrimento del amador. Vds, que son bastante protestones, dirán “Noooo, que va” pero luego no se inmutan o se pliegan ante afirmaciones como “es que no lo llevaron en su vientre”, “Si tuviesen que parir se acabaría la humanidad”, etc.
No creo ser un bicho raro (¡Basta de risitas! No me obliguen a apretar el botón de las descargas eléctricas…) y recuerdo a mi padre principalmente por su amor. El que le hizo trasladarse de escuela por estar más cerca de nosotros. El amor pequeño que le hacía recorrer tantas papelerías para dar con unos lápices acuarelables concretos para mí o el que le hacía colgarse de un tendedero para sacar a mi hermano que se había quedado encerrado en el baño (SOLO era un segundo piso).
También recuerdo que unas vacaciones en los apartamentos Tropicana de Gandía, para estupor del personal, saltó, como un Sandokán y completamente vestido, a la piscina en dos momentos diferentes porque pensaba que me estaba ahogando. Después la gente le miraba y los niños le señalaban con el dedo… pero yo estaba encantado. Aún siendo tan pequeño yo entendía por qué había saltado de entre los catus y palmas como El Tigre de Mompracem para sacarme violentamente de mi baño placido. Porque mi papá me quiere (y además es un poco extravagante).

Hace unos días me llegó una de esas historias que deshecho sin un segundo vistazo pero en esta ocasión, por aburrimiento la leí (fuente: tienescorreo.com)

“Esta historia es de un padre Australiano que realizaba año a año el Ironman de Australia, y su mayor ilusión era competir al lado de su hijo dicha prueba, el cual - y por desgracia -nació con parálisis cerebral. El Australiano nunca vio la situación de su hijo como obstáculo y entrenó muy fuerte - junto con su hijo - por varios años hasta que llego la hora. El australiano de aproximadamente 60 años inscribió a su hijo y a él mismo al Ironman de Australia. Esta es una prueba para gente grande… realmente gente con mentalidad ganadora, ejemplar, y con convicciones realmente fuertes, y terminar un Ironman es algo fuera de este mundo. La prueba está compuesta de tres partes comenzando casi siempre al amanecer:
1.- Nadar en el mar, o lago un tramo de 4 kms (con el frío de la mañana).
2.- Salir de nadar y tomar la bicicleta de ruta y recorrer un trayecto de 180kms ininterrumpidos, con subidas y bajadas muy pesadas.
3.- Terminando la ruta de bicicleta, se termina la prueba con un maratón de 42.5 kms, lo cual es una prueba extremadamente agotadora tanto física pero primordialmente mental. Los campeones del mundo lo hacen en 8 horas 15 minutos aproximadamente.Uno de los tantos que compitieron - Mexicano - terminó el pasado fin de semana su primer Ironman de Australia con un tiempo de 12 horas 8 minutos ininterrumpidos. El Australiano - de la historia - lo terminó en un increíble pero cierto tiempo de casi 17 horas, donde las autopistas, circuitos, etc. son cerrados para el tránsito de los lugareños y continuar la vida como cualquier otro día, pero en este caso, al ver la prueba y quien la estaba ejecutando, la dejaron cerrada hasta que la terminaran por completo, al grado que se hizo de noche! Lo más bonito y sorprendente de esta persona - y las que hacen este tipo de eventos - es que son personas más fuertes mental que físicamente. Logró terminarlo con su hijo, y realmente es motivante y fuerte. Quería compartir este gran regalo, porque realmente es un vídeo que impacta, de mucho empuje y que no te puede causar indiferencia.”
Ocasionalmente lo transmiten en el canal de ESPN, pero vale la pena verlo, y lo quiero compartir con vosotros. Espero lo disfrutéis, porque es un ejemplo de vida, coraje, amor propio, orgullo, superación y amor al deporte..."




Desde entonces, sin saber exactamente porque, lloro por los rincones.

8 comentarios:

Cattz dijo...

Dos personas viendo el vídeo = dos personas llorando. Ays, qué bonito.

The Inner Girl dijo...

Cuenta otra más. :`)

Somófrates dijo...

Vaya. Si lo ves con la canción del Chiquichiqui el vídeo adquiere un significado completamente nuevo...

pluton dijo...

Joder, se me ocurren 1000 comentarios cabrones que hacer, pero realmente... ahora mismo no me apetece (aunque los pondré).

Entre este post tuyo y este mio (http://plutonverbenero.blogspot.com/2007/12/gran-historia.html) el nuestro debe ser el blog que mas valora la paternidad, amén de que nuestros lectores piensen que somos(frates) unos sentimentaloides cualquiera.

En fin, un gran aplauso para el Steel Father (esto ya pasa de Iron, tronco).

P.D.: Cattz, perdona que no hayamos publicado todavia tu desafío, es que estamos liadísimos (y se nos ha ido la pinza).

Rebilated dijo...

Caguen la leche, el de antes era yo (me ha vuelto a pasar one more time).

Eva Luna dijo...

Yo amo a todo el mundo, como Nati Abascal.
Tomen ejemplo!
jsjsjsjs

Profesor Negativo Junior dijo...

Hola a todos,

Hay que ver lo que se puede llegar a hacer por un cenicero de arcilla ¿verdad?

Denle un abrazote a sus padres hombre... que se lo merecen.

Srta. Eva, ojo con quien se junta... mire como acabó el pobre Don Jaime (ahora, según los medios, "Jaime" a secas)

Ira dijo...

Un vídeo inpresionante, sin palabras