sábado, 3 de abril de 2010

Lonely Planet 1107 A.D.

Este de aquí es Sigurd.

Bueno, al menos es como me lo imagino yo. Veréis, nació en Noruega en el Siglo XI, y en esa época aun no estaba muy claro que era un noruego, si seguían siendo vikingos o ahora solo eran respetables comerciantes que casualmente llevaban hachas, y sobre todo, si ese nuevo Dios que tocaba adorar tenía el potencial friki de los que habían tenido hasta ahora. Porque admitámoslo, si hoy en día nos dieran a elegir entre un tío clavado en un madero y otro que tira rayos y bebe cerveza, no habría color. Es lo que tenía la Edad Media, que el marketing estaba en pañales.

El caso es que Sigurd era rey de Noruega y gerifalte de media docena de sitios más, pero veía que el resto de reyes no le tomaban en serio. Por una lado estaban el par de siglos en los que cada vez que un noruego salía a comprar el pan le abría la cabeza al panadero, violaba a sus hijas y robaba sus gallinas (excepto Snorri Günnarson, que era un poco raro y acabó con la casa llena de panaderos). Por otro lado, todo el mundo esperaba que a la primera mala cosecha, se liasen a matar curas y volviesen a lo las doncellas gordas que te llevan de farra cuando te mueres. Todo muy injusto, así que Sigurd se maqueó y se compro unos trapitos y termino llevando esta pinta.



Muy chic. Pero el caso es que mientras el resto de Europa andaba de jarana con la Primera Cruzada, Sigurd se había pasado el compromiso matando el rato (y gente) por las islas británicas. Y dejando abandonada a una esposa irlandesa. Así que supongo que de vuelta a Noruega el buen mozo pensó que la intención es lo que cuenta y que lo mismo nadie se daba cuenta si OCHO años después de terminar la cruzada el tío se ponía a ello con verdadero empeño. Como repetir en Septiembre, vamos. Así comenzó una de mis historias de viajes favoritas.

La Cruzada Noruega

Sigurd I y unos sesenta barcos salieron de Noruega en Otoño y fondearon en Inglaterra para pasar el Invierno. Inglaterra se había pasado siglos siendo la golfa favorita de los vikingos, pero eso eran otros tiempos. Ahora los noruegos eran respetables. Bueno, eso y que ahora en Inglaterra mandaban los normandos, que eran muy cabrones. En concreto Henry I que tenía más fama de cabrón que ninguno. Siendo el hermano menor, se las había arreglado para que muriera hasta el apuntador convertirse en Rey, duque y hasta fallera mayor. Así que Sigurd se comportó. Aun así, debió ser tenso ese invierno, con los noruegos canturreando "Aqui alguién ha matado a alguieeeen" cada vez que se cruzaban al Rey por los pasillos. Muy mal ambiente.

Mirale, que cara de cabron se gasta ahi, posando de "sosten de la Iglesia"

En cuanto escampó salió navegando y llegó a Santiago de Compostela (Jakobsland). Ignoro si 1108 era año Xacobeo, pero el caso es que al llegar y encontrarse una hambruna, el rey cruzado decidió hacer lo mas cristiano… saquear la ciudad y matar a quien se resistiera. Siguió camino y en Portugal encontró un castillo lleno de moros. Dijo que ninguno se quiso hacer cristiano, pero me cuesta creer que todos los tuviesen tan cuadrados de decirle que no a cinco mil barbudos con hacha, pero nos lo tendremos que tragar, porque no dejo a nadie para desmentirlo. Un poco más abajo llegó a Lisboa, que era mitad y mitad y pasó lo mismo… ¿Vais notando la pauta? El pobre Sigurd lo intentaba, pero solo sabia solucionar las cosas de una manera. Si solo tienes un martillo, todo te parece un clavo.



Pues poco más o menos la cosa siguió en el mismo plan de aparco-el-barco-aqui-y-bajo-a-comprar-tabaco-oh-mira-que-copones-de-oro-mas-majos-tome-se-los-cambio-por-este-hachazo-casi-sin-estrenar, mientras el amigo entraba en el Mediterráneo, descubría las baleares para el turismo nórdico (su visita es lo más importante que le ha pasado a Formentera en la historia, lo cual dice mucho sobre lo pacífico de esa isla). Y el caso es que llego a Jerusalén.

Pero claro, llego once años después de que terminara la cruzada. Ahí no había infieles, solo un montón de europeos comiendo dátiles, tostaditos por el sol y mirando ojipláticos el show que daban los noruegos al llegar en sus barcos y sudando bajo las pieles. Es decir… que con la brasa que habían dado estos tíos en el pasado, no dudo de que más de un caballero cruzado se hubiese ido tan lejos solo para evitar el enésimo saqueo seguido de desfloramiento de gallinas a manos de Snorri Günnarson.


Pero Jerusalén tenía un Rey muy listo que se llamaba Balduino que le monto mucha fiesta a nuestro héroe. ¡Por fin alguien que lo entendía! El solo quería ser un paladín de la cristiandad pero la gente insistía en seguir muriendo bajo su hacha. Balduino , que había visto mundo, le monto una fiesta de las que le gustan a los vikingos.

"¿Ves ese pueblo lleno de moros que no le han hecho daño a nadie y no tiene significado religioso alguno para nuestra fe? Se llama Sidón. Todo tuyo"


No dejo ni uno. Y cuando volvió a Jerusalén con las barbas goteándole sangre, su nuevo mas-mejor-amigo le había preparado el regalazo. "¿Ves esta astilla de madera que podría haber cogido de la leñera pero te aseguro que es de la Santa Cruz de nuestro Señor? Pues te la doy si te vas muy lejos… ". Afortunadamente, no había nada en el mundo conocido más lejos de Jerusalén que Noruega, que le pillaba de paso.

Jerusalen está en el centro, a ver si veis Noruega...

Sigurd fue a Constantinopla, que por entonces juntaba en una sola ciudad más gente que todo su reino, y como si de un tunero de la huerta valenciana se tratase, paró por el camino para tunearse los barcos y esperar "un viento chulo". El Emperador Alexandros le abrió las puertas pensando que era el circo. Como viajar abre mucho la mente, los guerreros de Sigurd vieron esa ciudad, con su alcantarillado, calles adoquinadas, mujeres sin bigote y abundante trabajo
si eras alto y rubio en la guardia de un monarca que no se iba de viajes casi nunca, asi que… le dijeron a su rey que fuera yendo él, que si eso luego le alcanzaban. El Emperador por su parte le cambio todos esos barcos por unos caballos y aun así le cobró una buena parte del tesoro.Sospechando que eso de llegar a los sitios en barcos con cabeza de dragón podía formar parte de su mala fama, a Sigurd le pareció bien, el tenía su astilla.

Lo que le pasara a este pedazo de mastuerzo en su camino de vuelta por Europa no queda muy claro. Se sabe que visitó a Lothar III, que podría ser el Emperador del Sacro Imperio Germánico o un casino, más que nada porque cuando llego a Dinamarca, el rey de allí le tuvo que prestar un barco para que cruzase hasta Noruega. Con su astilla.

En siete años había dado la vuelta a Europa, matado a un montón de gente, cristianos y musulmanes casi por igual, perdido sesenta barcos y unos cinco mil barbudos… y el tío volvía a casa con un pedazo de madera como unico botín reseñable, más feliz que unas castañuelas. Habían nacido dos conceptos de una tacada; el turismo y los souvenirs.

17 años mas tardes se murió olvidándose de que antes de hacerlo le tocaba haber tenido un hijo legitimo o haber reconocido a alguno de los que no lo eran, por lo que tras su muerte el país fue asolado por una guerra civil de lo mas maja, lo cual demuestra las innegables ventajas de el gobierno hereditario.

PD: ¿Cómo que a qué viene esto? Pues a que ando husmeando a ver si se estrena en España Vallhalla Rising, que va maomenos de esta misma epoca, y me he acordado de mi segundo rey favorito de Noruega. Otro dia os hablo del primero.

7 comentarios:

LoKKie dijo...

Pues no pinta mal la peli,lo malo que yo los vikingos me los imagino todos como el cantante de Amon Amarth y estos no se parecen mucho.

Por otro lado,creo que la historia que acabas de soltar (que mola) es,o alguna parte de ella es un disco de Turisas que se llama The Varangian Way,y te enseñaria el mapa que viene en el disco a ver si coincide,pero no lo tengo aqui y el amigo google no esta muy cooperativo...y total,me paso el disco brincando(que no brindando) a la salud de Yaroslav de Kiev...

El Hombre Malo dijo...

Me da que ese disco, sin haberlo oido, irá de Harald Hardrada, que tambien dió la vuelta a Europa pero en el sentido contrario, y es mi primer rey noruego favorito. Lo digo porque ese si que paro y emparentó por Kiev.

LoKKie dijo...

Ya tienes historia pa otro post :p

Adrian dijo...

Me vendes mejor los tráileres que el tío Somo, te lo admito.

Somófrates dijo...

¿¿¿QUÉ???
Ahora me dirás que te has leído todo esto de aquí arriba. Amosnomejodas...

Amanita Faloides dijo...

Somo, no te piques, pero sí, nos lo leemos todo antes de abrir la cajita de los truenos de Thor. Claro que algunos también nos leemos todo-todo lo que escribes, y es más, nos vemos todos-todos los trailers que subes, dejamos a nuestros tiernos adolescentes pasmaos con los juegos que descubrimos para ellos (sin revelar la fuente, of course) y hasta sabemos como suena Zakk Wilde... varias veces.

Lilith dijo...

^_^ Jijiji todavia me estoy riendo..., me ha encantado!!!