miércoles, 12 de mayo de 2010

I ain't no nice guy after all

Mi puta madre la diñó de un cáncer. La hija de puta fumaba como un carretero, pero lo que se le pudrió fueron las tetas. Evidentemente esto no me convierte en un experto en madres ni en cánceres, ni me dota mágicamente de un argumentario de peso cósmico para hablar de ninguno de los dos temas.

Es más, podría soltaros quince mil tópicos sobre lo estupenda que era, pero soy piadoso y preferiría que dedicarais vuestro tiempo a los documentales de la dos. Además no es a lo que he venido.

Aunque quiero que os quede claro que mi vieja era la mejor del mundo hasta el punto de que podría fundir a hostias a cualquiera de las vuestras con una mano a la espalda. Su tiro de la zapatilla era legenwaitforitdary: la zapatilla doblaba el continuo espacio-tiempo y, como la nave de Horizonte Final, iba y volvía del mismísimo infierno para reventarte la tocha, da igual las esquinas que doblases o que tuvieses levantada la guardia y hubieses buscado cobertura tras el sofá del salón. Habilidades como esa hicieron que ocupe ahora un lugar privilegiado junto a Crom en su montaña.

Podría decir que me inculcó virtuosos y nobles valores, pero sería mentira. Diré que me pagaba el tabaco y los condones, que hizo que floreciese en mí la afición por los chistes de curas y que me enseñó a reírme de todo (aunque yo no siempre lo consigo, este era sin duda su mejor poder mutante). Me partía el ojete con ella. Fue muchas cosas, desde intérprete de francés en la embajada hasta enlace sindical del Credit Lyonnais. Pero sobre todo fue escritora. De pseudónimo. Igual es posible que hasta hayáis leído cosas suyas.

Cuando de una puta vez estiró la pata y nos dejó por fin en paz me quedé con su 386 portátil en blanco y negro, y una colección mugrienta de diskettes de tres y medio. No les hice caso hasta unos meses más tarde, y encontré un montón de cuentos y demás zarandajas bastante "intimistas", por decirlo de algún modo. Lo recopilé todo y le di una copia a mi hermano. Pero también encontré muchas cosas relacionadas con su vocación activista, como suscripciones a publicaciones digitales y cosas así. Una de ellas era una página de una organización de escritoras feministas donde tenían muchas cosas de ella; como no pude usar los datos de mi madre para seguir con su participación en el grupo o investigar un poco más sobre esa faceta suya, intenté darme de alta yo mismo y solicitar una suscripción a su gaceta. No pude: era un hombre.

Fijándome en lo que podría atreverme a denominar mi "etapa adulta", diríase que fue evidente para mi en el momento en el que me asomé al mundo que yo no era normal. Nadie lo es, vale, pero ya me entendéis. A parte de que las niñas en el cole se empeñaban en pintarse como puertas y aquello ni promovía ni aletargaba mi inherente afición por pegarles chicles en el pelo (vocación de servicio público que tiene uno, qué le vamos a hacer), en mi casa nunca percibí una educación sexista. Ni positiva ni negativa. Si había que tender, se tendía. Si había que comprar el pan, se compraba. Si había que quitar la mesa, se quitaba.

Supongo que mi abuelo fue lo que podríamos definir como un hijo de puta al uso. Siempre quiso un hijo varón y no lo tuvo. Despreciaba a mi madre, y le prohibió leer su magnífica biblioteca, estudiar medicina como él en la universidad, o escuchar su colección de ópera. Con los años mi madre atesoró su propia biblioteca, estudió (tarde y a destiempo) psicología y sociología en la UNED y se infló a ir a la ópera, pero jamás perdonó a su padre. Por supuesto, mi madre era tan sumamente señora, que no me enteré de todo esto hasta que ella murió, porque mi abuelo me cogió a mí como al hijo que nunca tuvo, y yo me pasaba los fines de semana con él, con Beethoven y con Don Quijote.

A lo que voy. Quienes me conocen de verdad saben que no soy persona de roles. O no de roles muy marcados desde un punto de vista sociológico. No gusto de compararme con otras personas e incluso me llegan a desagradar ciertos artificios (como el maquillaje o los complementos). No ignoro muchos aspectos de esta sociedad, y sé perfectamente de dónde venimos. Pero procurad entender por un momento lo extraño que es que en tu día a día se te discrimine, y a veces incluso se te acuse, por ser de tu sexo cuando algunas navidades hasta le has pedido la cocinita smoby a los reyes magos.

Al principio intentas empatizar, encontrarle un motivo, ponerte en el lugar de esa otra persona. Con más o menos éxito. Con los años ya paso. De verdad, estoy hasta la polla de las personas en demasiados sentidos y empiezo a pensar que no sólo es fácil creer que la única forma de ser feliz es convirtiéndote en un cabrón egoísta, sino que incluso tiene pinta de ser verdad. En serio, tanto en lo profesional como en lo personal jamás un hombre se ha acercado ni tan si quiera a los dolores de cabeza que me ha podido llegar a dar una mujer. Como para ahora encima sentirme culpable por ser el afortunado poseedor de una próstata... No. Paso. Me niego.

Se está entendiendo el feminismo como la adopción justificada de todos los vicios del machismo. Mujeres con actitudes propias de tarugazos del siglo XVII son encumbradas como cruzadas palatinas ungidas en la causa del cromosoma X. Por supuesto creo que la sociedad tiene urgencias bastante más ulcerosas que aplacar, pero es que hoy el tanga se me mete por la raja del culo con este tema. Además, pese a haberme comido más coños que el cáncer de útero, sé que moriré sólo y rodeado de gatos apestosos, así que paso de hacer mío este problema.

*modo referencial on*
Y, por supuesto, si alguien se ha sentido ofendido por algo de lo que haya podido decir (contenido o continente, he elegido ser así, y me consta que repelo la ausencia de inteligencia y los culos con palo de escoba dentro), aquí tiene abiertos los comentarios donde puede intentar meterle el dedito en el culo al tigre sin censuras y en igualdad de condiciones, donde el humilde autor siempre estará complacido de poder jugar con la comida en un infantil duelo de voluntades sin sentido ya que a mi, ciertamente, siempre me la ha sudado bastante lo que un desconocido en internet pueda o no pensar de mi.
*modo referencial off*

32 comentarios:

Ana dijo...

Cuanta hostilidad, sarcasmo y sinceridad...me encantó!

Un beso

Cattz dijo...

Personalmente yo tampoco entiendo a donde queremos ir a parar con tanto feminismo mal entendido, igualdad postiza y patadas al diccionario/a.
Odio cuando la asociación de mujeres de nosédónde y noséqué se impone al pensamiento de todas porque sí y decide empezar una caza de brujas por una pose, un pezón o un chiste que las ofende. Me asquea verme sometida a una generalidad absurda y sin sentido del humor, sin capacidad para reírse de una misma o disfrutar de algo bonito porque sí.
Yo veo el futuro como en Idiocracy.

Pétalo dijo...

Es que es una pesadez, tanto lloriquear. Yo ni me entero del machismo, jurao. Bueno, si, con mi abuelo, pero me hago la loca y ya, ni pelearme con él siquiera!

Anónimo dijo...

Muy buen artículo, es digno y enmarcarse.

He estado hace poco con una compañera en el despacho de una abogada, amiga de un amigo (somos alumnos de Derecho, y nos ofrecieron un vistazo al mundo real). Me ofendí cuando dijo que la abogacía es muy absorbente y que antes de dedicarse a ella tenemos que tener en cuenta si queremos tener hijos, "especialmente tú, Laura, que eres mujer".

No sé si me ofendí más o menos cuando me dijo que la abogacía requiere tener muchas cosas en la cabeza y conjugarlas, así que ella nunca me contrataría porque los hombres estamos friendo un huevo y no podemos hablar por teléfono a la vez.

Somófrates dijo...

Ana, ¡otro para ti, Patricia!

Cattz, el feminismo, pese a tener el nombre más desafortunado del universo, no es necesariamente malo si lo que busca es, no ya la igualdad de los sexos, sino su ostracismo en cualquier aspecto de la vida que se salga del color del pedazo de carne en el que te guste chapotear de vez en cuando.

Pétalo, no baje la guardia. Pero, desde luego, no pierda la perspectiva y siga tomándose las cosas con humor.

Anónimo, no me sea tieso. Todos llevamos una rubia dentro. Ríase.

De todos modos consuélese sabiendo que su amiga-de-un-amigo, sin ir más lejos, probablemente ingresará en urgencias el día menos pensado con quemaduras de tercer grado por freír un huevo mientras hablaba por teléfono.

Y replantéese las cosas; sólo hay una cosa en el mundo peor que un abogado: un psicoterapeuta.

LoKKie dijo...

Lo primero que no me imaginé nunca a Lemmy cantando una balada,y menos en un videoclip haciendo que se preocupa y que va en serio con una tia. Es Lemmy,joder xD Pero tampoco me imaginaba a Ozzy sin afeitar,asi que mola xD

Lo segundo,que iba a poner en tu anterior post y no lo puse por si acaso,pero que veo que aqui se repite, es que parece que tengas un club de fans - harén. o sea vienes cagandote en todo (que no me molesta lo mas minimo) y aqui todAs tirandote flowers...que les das???? XDDDD

Lo tercero es que no sé si será feminismo o igualdad lo que yo quiero,pero estoy harta de que si estan todos ahi a ver quien eructa más cerdamente y me da el venazo de participar,me miren mal en plan vaya marimacho que da vergüenza ajena.Pensaba que era envidia por eructar mejor,pero no, debe ser que las damas no eructan o algo...

Anónimo dijo...

tu eres bobo, espero que te hayas sentido genial escribiendo esto.
Sí que debía de ser puta, tu madre.

Somófrates dijo...

Lokkie, a mi hermano le tarareábamos la musiquita de parque jurásico cuando eructaba, no te digo más.

Anónimo, lo de bobo tenía yo por ahí un papel de un psicólogo que decía todo lo contrario, pero me limpié el culo con él.
Y mi madre no sólo era puta. También era mucho más cara que la suya.

(Ke nibel, hoygan...)

EmeA dijo...

Mira que cuesta seguirte. He tardado un buen rato en encontrar el origen de esto, el blog de la señora que te borró comentarios en su blog por machista y por hacer chistes con el cáncer

Nuevo grupo de FB: "Señoras que borran los comentarios de Somo de sus blogs"

LoKKie dijo...

JAJAJAJAJAJAAJA,entre esto y los que entran a llamar racista a Emilio,ya no se si partirme o que XD

Amanita Faloides dijo...

Somo, las tías te damos dolores de cabeza porque eres hetero, si fueras homo, te los ahorrarías, pero me parece que eso tiene mal arreglo... Y a mí encanta la rubia que llevas dentro.

Somófrates dijo...

Ostras. A ver, a ver. Que me voy dejando cosas en el tintero (claro, es que de repente me veo abrumado).

Baladas de Motorhead hay. Otra cosa es que sean sobre temas que no sean EL monotema.

Y aquí no hay club de fans ni harén. Creo. O sea... Quicir... A menos que el Hombre Malo haya vuelto a repartir por ahí publicidad rara, no me consta.
Sobre qué les doy... Pues normalmente primero con la porra eléctrica y luego con la escopolamina.

EmeA, que a ti te lleve "un buen rato" encontrar nada en internet sólo puede significar una cosa: tras todos estos años por fin mis habilidades ninja empiezan a agudizarse. (Y de mi podrían salir TANTOS grupos de facebook con señoras que...)

Lokkie, no digo que a veces no sea difícil de querer (no como el camarada Emilio, que es un ser humano entrañable), pero sí, he sido "víctima" (voluntaria, lo reconozco) de una señora bastante awesome.

Señorita Faloides, hay tantos dolores y tantos apéndices en el cuerpo humano...
En cualquier caso, mi rubia interior siempre está dispuesta a agacharse a recoger un boli por usted.

Somófrates dijo...

Por cierto, no me puedo creer que aún nadie haya hecho un chiste con lo de la cocina smoby...

Anónimo dijo...

Tengo que replantearme lo de escribir bajo el anonimato. Soy el primer y tercer anónimo desmarcándome del segundo.

Cattz dijo...

Lokkie, personalmente comento cuando estoy más o menos de acuerdo con la idea general del post. Ni soy fan, ni nada.

LoKKie dijo...

No lo dije por nadie en concreto,ni en plan "este tiene una panda de grupis",pero vamos que por momentos me hacia gracia la situacion simplemente y me fui a cachondear.

Somófrates dijo...

¡Señoras! ¡Señoras!

Que aquí hay Somo para todas...

Pilar dijo...

Pues a mi me parece que en ciertos momentos el lenguaje que utilizas está un poco de más......será que soy rubia.
El feminismo como definición es perfecto y lógico "aspira a una igualdad de los derechos de las mujeres con los de los hombres", el problema es cuando llegan unas cuantas sras estupidas que tergiversan las deficiones (esto es muy común - sino fijate en la definición de socialismo y lo que tenemos). También es verdad que es una pena que se tenga que luchar por algo tan básico porque unos cuantos machos deciden que si eres mujer eres tonta y si eres mujer y rubia...imaginate!

Somófrates dijo...

Pilar, peco de tener la opinión de que lo bruto es bello. Y de que el castellano es una lengua maravillosa llena de matices hiperbólicos esperando a ser usados (poseemos un arsenal de "tacos" o "palabrotas" símplemente ma-ra-vi-llo-so).

Sí, soy vehemente, crudo, y bruto de quitarme las bragas a pedos. Y me encanto.

Sobre las mujeres, lo que se ha decidido que es tonta no es la mujer en sí, sino el rol de la mujer en la sociedad. Porque lo lleva al igual que el hombre: son estereotipos comerciales. Y hasta se nos intenta educar de formas diferentes.

Pilar dijo...

Permitame que le diga que puede que Vd. se encante a si mismo pero que es horrible como suenan según que expresiones, que no valen de nada ya que no dan mayor o menor enfasis a nada.
Yo soy muy taquera también, pero una cosa son la palabrotas y otras expresiones de francamente mal gusto.
Pero vamos que es mi opinión....

Somófrates dijo...

Interesante.

Necesito un ejemplo concreto de expresión de mal gusto.

Pilar dijo...

"Además, pese a haberme comido más coños que el cáncer de útero...."
por cierto el cáncer de útero se come todo menos el coño!

Somófrates dijo...

Joder, es que comerse más coños que la metástasis tropical y cachondona de un cáncer de útero iba a ser demasiado largo como para meterlo en una camiseta.

Porque, sí, lo tengo en una camiseta...

Y, también, es una frase de mal gusto. Pero no de pésimo gusto. El caso es que el esperpento y el hacer volar la imaginación del lector vence al trauma de tener que leerme, lo cual relativiza bastante la afrenta.

Es divertido si se elimina el tabú de lo correcto y se mira desde este lado de la línea. Atrévase. Sea bruta. Aunque sólo sea pecar de pensamiento. Se va a reír.

Pilar dijo...

No se equivoque, yo me rio mucho, digo tacos y soy bruta (soy vasca) pero me molesta la "ordinariez" , que le vamos a hacer...anyway, es Vd. muy ingenioso...
Seguiré leyendole y expresandole mi opinión que ya le adelanto, tiene poca pinta de tener que ver mucho con la suya...pero eso es lo divertido no?
Pd: de verdad tiene una camiseta con ese lema? y se la pone? por la calle? acompañado?

Somófrates dijo...

Hay grados.

La de "I beta-tested your girlfriend" me la pongo bastante a menudo. Deformación profesional.

La de "I support gay marriage (if both chicks are hot)" me la guardo para el desfile del orgullo.

La de "the girl I'm talking to is such a bitch" sólo me la pongo cuando quedo con colegas y no llevo espectativas de nada.

La del cáncer de útero la saco bastante poco del cajón, la verdad. Lo cierto es que me las compro más por coleccionismo idiota y por payasear en casa que otra cosa.

Mi favorita sigue siendo la de "I'm ugly. On the inside too".

Lo de la diferencia de opiniones jamás sobra. Ahora bien, para determinar si será o no interesante, tendría que saber antes si está usted casada.

Pilar dijo...

Yo tengo una que me pongo mucho
"Of course I´m not interesting...I´m blonde".

pseudosocióloga dijo...

El problema es cuando una ha tenido cáncer de útero, no sé porqué pero pierdes el sentido del humor.

Somófrates dijo...

Pues no debería. Frivolice. Desprecie con elegancia esta existencia tan absurda. Sea única, porque a nadie le importa tanto si lo es como si no.

Eso de que el sentido del humor empieza por saber reírse de uno mismo es muy fácil cuando se es asquerosamente feliz.

No. Usted no pierde el sentido del humor por haber tenido cáncer de útero. Usted ve en la situación la perfecta oportunidad para sentirse víctima, y personificar en un payaso como yo el dramón lacrimógeno y vengativo que desea desatar, en vez de reírse o de simplemente ignorarme. El dulce sadismo de hacer sentir a otro culpable. Porque si mira usted a su alrededor comprobará que no soy más que un montón de letras en la pantalla de un ordenador.

Si realmente ha tenido cáncer de útero, es precisamente usted quién más derecho tiene a reírse de la puta gilipollez. Pero si necesita montarle un pollo a un desconocido por internet que no la conoce a usted de nada a ver si recibe algún aplauso del respetable, o la confirmación de que su calidad humana se encuentra por encima de la del autor de la expresión, no se corte.

Parafraseando a Clint Eastwood, mientras no me aburras hasta me puedes mear encima.

pseudosocióloga dijo...

Ya lo he pillao, eres un tío con el corazón partío, y todas esas mujeres te siguen porque también lo han pillao, muy a nuestro pesar la mitad de nosotras llevamos una enfemera con instinto maternal dentro y la otra mitad son masoquistas con ínfulas de convertirte.

Somófrates dijo...

Siento decepcionarla, pero a mi no me sigue ninguna mujer.

Ni necesito una enfermera, ni que me conviertan, o que me cambien la correa del distribuidor.

Y desde que hago cardio mi corazón está estupendamente. Lo que tengo partida es la paciencia con el ser humano en general.

Cattz dijo...

- Lokkie, perdona si he sido brusca, sabía que era una coña pero estoy hipersensible. Me encantaría echarle la culpa al SPM, pero sería mentira porque yo no gasto de eso XD

- Pilar, da gusto leerte.

- Pseudosocióloga, veo que tiene más de pseudo que de otra cosa. Generalice, que eso da mucho gusto para poder sentir siempre que se lleva la razón. No considere que hay mujeres a las que simplemente no nos escandaliza lo suficiente el lenguaje grosero como para no ser capaces de sacar el extracto del mensaje y responder únicamente a eso. Quédese pues oliendo mierda y sin poder llegar a ver el caballo que la produce, vaya visión más simplista y limitada de la vida. Aprenda de Pilar, que sin estar de acuerdo por lo menos se esfuerza en superar las barreras que su educación y buen gusto le imponen en la lectura.

Somófrates dijo...

Jamás nadie me había llamado "caballo cagón" con tanto arte...

Oleole.