viernes, 20 de junio de 2008

Un gran sitio para comer.

Oh, maravilla de maravillas, un cambio se ha producido en nuestro de por sí aburrido y monotono entorno, pues en las cercanias más cercanas de mi curro resulta que han abierto un buffet nuevo, que no tiene mal precio... bueno, no tiene malos precios para los precios de hoy en dia, quiero decir.

Y claro, cada vez que pasa una de estas, nosotros, cual ejercito de braveheart corremos, colina abajo (acera arriba, realmente), a ver que está pasando alli y que tal funciona el restaurante en cuestión, obviaré la parte en la que todo queda como si realmente hubiese pasado el ejército de braveheart.

Y ahí que nos pertrechábamos las siete personas que íbamos a comer ahi, para ir bien preparados a saquear el sitio... a probar las viandas y los manjares del nuevo restaurante cuando nos interrumpe un compañero de los mas... “veteranos”.

-Hola, ¿vais al restaurante nuevo?
-Si, vamos a probarlo.
-¿Te quieres venir?
-No, es que es de un amigo mio, a ver si cuando volvais os tengo que hacer abonos de temporada.
-Vale, cuando volvamos nos pasamos por tu sitio y te comentamos.
-Eso.
-Pues allí os esperaré.

Fuimos y *zas*, la primera en la boca, los platos están sucios... vaya.

Se lo decimos a un camarero, que nos discute que estén sucios, cuando obviamente, un plato blanco no deberia tener churretones marrones, pero bueno, al final le convencemos de que se los lleve, nos mira mal (como si los tuviese que fregar el, no te jode).

Después para comer le pedimos al camarero agua... nos mira mal.

Nos trae el agua, nos la tira encima, vaya por dios.

Cogemos los nuevos platos, esta vez limpios, y vamos a por la comida, yo que estoy en plena operación bikini (pfffjoajoajoajoajoa) voy a ver el buffet de ensaladas... tenemos lechuga oxidada, tomates viejos, maiz descolorido... vaya, me parece que voy a ver los primeros platos... lentejas color marron-blancuzco, gazpacho, y una menestra que no tiene mala pinta.

Y como habia que hacerle un reporte a nuestro compañero no podiamos irnos sin probarlo.
Dado a mi el gazpacho no me mola fuera de casa (de casa de quien sea, pero de casa, al fin y al cabo) pues me pillé una menestreja, que en casi todos los sitios está bien.
Y parece ser que acerté, porque la gente que probó el gazpacho se dejó más de la mitad, que decia que tenia más agua que verdura.

Volvemos a la mesa, el camarero vuelve con el agua... nos la vuelve a tirar encima... y además nos mira mal otra vez.


De los segundos no se puede reseñar nada, igual habia algo rancio o los filetillos de pollo al ajillo eran realmente filetes de rata, pero bueno... nada reseñable.
Fuimos a por el postre y yo le cogí una tarta selva negra (creo que era esa) a una compañera mientras iba con mi piña, pues el caso es que un camarero se acerca y me recrimina que coja dos postres.

-Pero si no son dos postres, uno es para mi y el otro para esa chica que está ahí sentada
-Pero es que no se pueden coger dos postres.
-¿Como que no se puede? ¿hay alguna ley física que lo impida? Mira, yo tengo dos postres, uno en cada mano.
-Pues eso, que no se puede uno coger dos postres, que le tendremos que cobrar el segundo aparte.
-Vamos a ver, tronco, que no son dos, que uno es para mi y otro para ella, que no llevo dos postres, que llevo uno y uno, one and one, ... dos por un (2x1) postre.
-¿Y ese otro?

La madre que lo parió.

No puedo más, me acerco a la mesa, pongo el postre de mi compañera delante de ella y el mio en mi sitio, y con una cuchara en la mano, hago el gesto de comer, (como cuando alguien quiere que un niño coma).

-Ñam ñam, ¿ves? Este postre es para mi, y ese para ella, este es mio, ese es suyo, tuyo mio, suyo nuestro, vuestro, de ellos, ¿pillas?
-¿Y por que no se ha levantado ella? ¿eh? ¿es que no sabe?

Al loro... pues ahora suponed que es paralítica o algo... buen rollo da el menda, ¿eh?.

Y ahí se desató el infierno para el muchacho, pues mi compañera es maja hasta decir basta, pero aquí fue basta hasta decir... ¿maja?, cambió en medio segundo su cara de “no puede ser” por su cara de “mi menstruación es ácido sulfúrico” (mas de uno sabrá como es esa cara y creedme, es la cara ante la que el mismo diablo huye).

-¿Pero a ti que cojones te importa si puedo o no?
-Es que... emm... ugh... estooo
-Ni esto ni ostias, si te ha dicho que es para mi y no eres capaz de entenderlo a la tercera vez que te lo han explicado llama a un humano y se lo explico a el, a ver, llevame con tu lider.
-¿Perdon?
-Que me traigas al encargado
-Es que no puedo hacer...
-...¡¡Nada!!, no puedes hacer nada, pero no por prohibición, sino por incapacidad, a ver... (se gira para mirar a un camarero que intentaba parecer parte del mobiliario) ¡¡TU!!, que venga el encargado.

El otro camarero sale corriendo a avisar a un señor con pinta de... bueno, dejemoslo en "un señor con camisa turquesa".

-Perdone
-Perdonado
-¿eh?... quiero decir... ¿me puede decir que ocurre, señorita?
-Pues que aquí, este “señorito” (lo de señorito con una sorna de cagarse) lleva media hora tocando los huevos sin ser capaz de entender que un plato de postre era para mi y otro para este chico (señalandome) que me lo estaba trayendo y...
-A ver, señorita, tranquilicese que...
-Que no me interrumpas, ¿quién te has creido que eres?
-Pues le maitre (y nos lo dice así como en francés)
-Pues por mí como si eres “the funda of las gafas”, cojones, dejame terminar de soltar la bilis y luego asientes y te callas, porque los platos están sucios, el suelo tambien, la comida rancia, los camareros son impertinentes, el metre impertinente tambien...
-Y nos miran mal cuando hemos pedido agua.
-¡Eso! Y nos han mirado mal cuando hemos ido a pedir agua, pero ¡hostias! Si la vamos a pagar igual¡¡¡
-Y nos la han tirado encima... dos veces
-Eso también, (haciendo la V con la mano) ¡dos veces!

Llegados a este punto la bronca fue para abajo, porque el maitre se estuvo calladito y mi compi se pudo desahogar a lo bruto, pero lo mejor fue cuando al darnos la cuenta... ¡¡habia un postre cobrado de más!!, yo miraba con la mirada un lugar donde cubrirme de lo que avecinaba mientras intentaba encontrar algo parecido a palomitas de maiz para contemplar es espectáculo, pero un compañero con más sentido común que yo y menos ganas de bronca cogió la factura, tachó con un boli que habia en la caja el postre extra y devolvió, con una ceja levantada la cuenta a la chica de la caja, que en un momento de increíble lucidez, miró a mi compañera la de la brona y asintió, con cara de miedo mientras hacia de nuevo la cuenta, por supuesto sin ese postre “extra”.

Pagamos y volvimos al tajo, se acerca el amigo del dueño del restaurante, y nos pregunta...¿qué tal?

La mayoria capeaba como podia el temporal, que si es que la comida debia ser un poco pasada, que si no era lo más limpio del mundo, que si los camareros no eran todo lo simpáticos que cabia esperar, mientras mi compañera y yo mirábamos totalmente incrédulos, pero justo cuando yo me iba a ir hacia mi sitio sin decir nada, ella, incapaz de contenerse, se acercó y le dijo....

-¿El restaurante de tu amigo? UNA PUTA POCILGA LLENA DE MIERDA.


No pude parar de reirme en una hora.

6 comentarios:

The Inner Girl dijo...

Yo de mayor quiero ser como tu compañera.

lokkie dijo...

Tengo que intentar eso de menstruar acido sulfúrico,tiene que ser la hostia!!!!

Cattz dijo...

La última parte no, pero del resto sí que me veo capaz XD

E. Martin dijo...

Algun día los demás hombres descubrireis que también podeis tener la regla, con todo el poder que ello conlleva.

Gato dijo...

Jajajajaj!

Jo, yo me parezco un poco a tu compañera, pero menos brillante y osada. Aún así la Perli siempre me rogaba que me callase... :[

Rebilated dijo...

Inner: Si, yo tambien :D

Lokkie: Hombre... no se yo, ¿eh? igual pica un poco, además tiene que ser fatal para tu ropa interior... y para los sitios donde te sientes, jiajiajia.

Cattz: Si te tocan suficientemente los ovarios estoy seguro que de la última parte también.

E.martin: Yo ya se que puedo alcanzar el estado mental "Regla: ON", pero aún asi las tias nos llevan mucha más ventaja en eso.
Es como comparar a Van Damme con Bruce Lee... pues no se puede :).

Gato: ¿Menos brillante y osada? pues mucho me da que no, de todas formas, todo es encontrar la situación adecuada... además mi compi aglutina la mala hostia a base de ser una bellísima persona el resto del tiempo.