martes, 8 de enero de 2008

Recayendo en mi faceta de masoca resentido, el otro día me obligué a mantener los ojos abiertos frente al televisor mientras emitían “el cuervo”. Dado mi estoico carácter y férrea voluntad, no hay vómito, convulsión o violento espasmo muscular que me desvíen de mi objetivo cuando mi misión es clara. Ahí estaba yo, como Rutger Hauer atravesándose la mano con un clavo con tal de no desvanecerme, brillando con intensidad, ante la más absurda y cómoda visión de la nigromancia que jamás nadie ha podido tener. Un personaje tan estúpido, simple y plano que parece sacado de bola de dragón o incluso una película porno alemana de los 80, tan sólo capaz de destacar cuando se ve rodeado de un pretencioso entorno aún más oscuro (ojkuro, a partir de ahora) que él. Nada excesivamente difícil tampoco, todo sea dicho. Malos tiempos para el romanticismo, víctima también del tunning y el belenestebanismo, suponemos.

Hilando, hilando, descubro que Rob Zombie participa en la banda sonora. De estas colaboraciones que no salen ni en la película, que sólo está en el disco para ver si suena la flauta. Y resulta que a mí Rob Zombie me mola. No me entusiasma, pero me mola. Y el otro día fui a ver su versión de Halloween al cine, y me enrrolló mogollón. Un pelín larga, le sobra tal vez una pareja de adolescentes follanderos, pero me moló.

Y como el resto de la tripulación me echa en cara que no me involucro lo suficiente en el proyecto (flashback traumático de helicópteros en el horizonte de una playa vietnamita), he decidido hacer un post trufao de tutubos.

Que no, tontas, que es bromi. Sólo son cuatro.

Y, qué coños, yo hago que esto luzca.

Rob Zombie, un tipo obsesionado con los monstruos, la cultura americana, el cine barato donde el talento más brilla, la bomba atómica, los dibujos animados, la existencia de bailarinas de striptease en pleno siglo 21 y el vidal sassoon. Aquí están los cuatro vídeos, a bote pronto, que más me han molado de los que he encontrado en el tutubo.

Disfruta ahí, rubia. Disfrutaaaa.







El último vídeo es el que a mí más me gusta. Lords of Salem. Pero como tiene la opción del "embed" capada, os pongo el enlace. Total, si habéis llegado hasta aquí, podréis apretar un botón más. Lords of Salem.

Hala, salaos.

PD: Si veis cosas raras en mis posts, es culpa vuestra, que usáis el puto explorer del windows en vez del firefox, no les rezáis lo suficiente a Azatoth y Subnigurath, o no me mandáis suficientes números de teléfono de vuestras hermanas pequeñas.

5 comentarios:

Sheena dijo...

A mí también me gustaba Rob Zombie hasta que el domingo fui a ver Halloween...la media hora final que supliciosa, pordios.
Me alegra ver que al fin escribe, Sr. Somo.
besukis!!

Rebilated dijo...

A ver... Rob Zombie pone su toque en todo lo que hace, ¿que no es lo mejor del mundo? pase, pero nunca va a ser malo (del todo, al menos).

Desde luego la casa de los 1000 cadaveres no es la mejor peli de ese tipo que existe, pero tiene unas ideas cojonudas y uno de, en mi opinión, los mejores momentos que he visto yo en una pelicula.

Y si, también esta de puta madre que somo escriba, pero a decir verdad a mi me gusta mas cuando escribe que cuando pone youtubes.

El Hombre Malo dijo...

No gustarte el Halloween de Rob Zombie esta al mismo nivel que electrocutar genitales de niñas en abu ghraib... te cataloga como persona execrable.

Si, vosotros, sabeis que me refiero a vosotros.

Profesor Negativo Junior dijo...

El señor Rob Zombie engañó a gran parte de la humanidad con su banda White Zombie (Oh, Ah que caña!)... pero yo sabía lo que se podía esperar de un tipo que empezó como técnico en el programa de Pee Wee Herman...

¿Irian al cine juntos?

Blogger dijo...

I've just installed iStripper, and now I enjoy having the sexiest virtual strippers on my taskbar.